< diario de la crisis: De la postmodernidad a la premodernidad * * .
<
Google
 

lunes, 17 de octubre de 2016

De la postmodernidad a la premodernidad




     Cuando H-Clinton tomo la candidatura de su partido dijo “Creo en la ciencia” eso por extraño que nos suene, fue aclamado con aplausos frenéticos
 Algo esta muy mal cuando la candidata a la presidencia del país mas poderoso del mundo, con el mayor parque científico de toda la historia de la humanidad, tiene que hacer esa declaración, algo que no debería discutirse, si no darse por hecho, y mas en un país donde invierten miles de millones de dólares en el establecimiento científico.
 Eso se debe a un fenómeno que  ha estado sucediendo en la sociedad desde hace años, de alguna manera propiciado por las grandes corporaciones mundiales,  y se apoya en las ideas de los filósofos postmodernistas quienes le han dado el sustento ideológico a la guerra contra la ciencia y al pensamiento científico.
  Sin darse cuenta del gran daño que le producen a la misma democracia.
 En esa nación los grupos religiosos siempre han estado contra los datos que provee la ciencia, eso no es raro dado el carácter autoritario que demuestran la mayoría de las religiones, y gracias a la incomprensión de la ciencias ha crecido el pensamiento religioso cada día más, a pesar que sus miembros se benefician de los subproductos de la ciencia.
 Hay una negación a los datos científicos, ya que no concuerdan con las ideas preconcebidas que ellos tienen del mundo, y de como este debería de ser. Los filósofos postmodernistas dicen que no existe la verdad, por lo tanto los datos de la ciencia terminan siendo otra hipótesis mas, al mismo nivel que la hipótesis que dios creo al mundo en seis días.

 Pero no están siquiera al mismo nivel, la ciencia se puede negar de manera total, con el famoso argumento de todos los autoritarios “Es de esa manera. Porque yo lo digo” no se puede dudar, y mucho menos cuestionar ese argumento.
 Muchos padres y madres promueven el pensamiento autoritario al tratar a sus hijos de esa manera. Creo que todo niño es un científico en potencia, que es asesinado por sus padres y la escuela, ya que suelen utilizar el argumento de  “esto se hace así, porque yo lo digo” Y luego los mismos padres y educadores se lamentan que personas como Trump o Chavez llegan al poder, sin  percatarse que ellos aprendieron a ser autoritarios por sus enseñanzas.
 En la ciencia todo se cuestiona, y no existe el pensamiento autoritario. Pienso que en líneas generales Darwin estaba en lo correcto, pero si existe evidencia solida que se equivoco, seria el primero en admitirlo. Por mas dolor que me diera.
 Ese hecho hace que la ciencia, al promover la discusión libre de sus ideas se en esencia democrática y si existe evidencia en contra a favor, eso se acepta, sin mucho resquemor.

 Los resultados de la ciencia siempre son parciales, nunca son 100% completos, la evolución es una de las teorías mas solidas que tenemos, y aun tiene grandes lagunas de las cuales no sabemos nada. Los que están contra la ciencia se basan en ese hecho; que no se sabe todo, para atacarla.
 Todo esto nos ha llevado  a la casi normalización de una política post hecha donde es normal la negación de la evidencia científica que entre en conflicto con las agendas políticas, religiosas o económicas.
 El cambio climático causado por el hombre es uno de los álgidos, pero no es el único aunque si es el mas relevante en cuanto a consideraciones políticas, muy ligado a los centros de poder económicos y por esa razón no tienen escrúpulos en sembrar dudas acerca de ese hecho, los más interesados han sido los productores de energía, pero no están solos.
 Han llegado a comprar conciencia de muchos científicos con ese fin y negar los datos o con matemáticas creativas negar los datos 


.

 En ese campo las empresas de energías tienen mucha experiencia, en la década de los sesenta le hicieron la vida miserable a Clair Cameron Patterson ya que al tratar de conocer la edad de la tierra con el decaimiento del uranio, se dio cuenta que todo estaba contaminado por plomo y la causa de ello era, principalmente la gasolina, aunque también fue atacado por los religiosos, fue la industria energética quien llevo la batuta en su contra, publicaron datos falsos, compraron conciencia de otros geólogos para negar sus resultados, pero poco a poco y con cada vez mas datos todos tuvieron que admitir que tenia razón.
 En este caso Trump a sido el abanderado contra la evidencia del cambio climático, quien ha llamado a la ciencia del clima, como un engaño.
 Esto podría dar la falsa visión que la derecha es la que tiene una política anti ciencia, ya que la mayoría de los grupos religiosos de USA están a favor de los demócratas y por esa azon, ya que también niegan lo que los científicos ambientales tienen que decir acerca de la contaminación y la extracción de recursos.



 Ese rechazo es básicamente un argumento autoritario “No me importa lo que diga la evidencia. Lo que dice mi billetera es lo correcto” algo en lo cual todos los conservadores están de acuerdo.
 Pero la llamada izquierda no esta inmune a las actitudes anti científicas, hay movimientos liberales contra la vacunas, ya que según ellos dan lugar al autismo,. No importa cuanta evidencia se le diga que es falso, también son inmunes a la razón, al igual que a los productos genéticamente modificados, diciendo que no son seguros de comer. O que los teléfonos celulares producen cáncer cerebral, el WiFi produce daños a la salud, la flouracion del agua baja el coeficiente intelectual. En resumen la postura anti científica se encuentra en ambos lados de espectro.
 La única diferencia entre ellos es que la izquierda quiere ampliar las normas basadas en el miedo y la derecha no quiere regulaciones.
 Este sesgo de confirmación fue posible a dos generaciones de académicos que han enseñado una política postmodernista que sostiene que la verdad es relativa y la ciencia solo una meta narrativa urdida por una elite gobernante con el fin de retener el poder. Por lo tanto las conclusiones de la ciencia son sospechosas.
 Esos mismos académicos afirman que las las conclusiones de la ciencia están al mismo nivel que “otras formas de saber” tales como la verdad de los negros, indígena o femenina. Pôr lo tanto cada uno de nosotros tenemos que construir nuestra propia verdad y el trabajo de un educador o periodista es facilitar ese proceso de descubrimiento..



 En este aspecto las ideas de la postmodernidad se aliene con los ideales de la izquierda y han ayudado a darles voces a los desfavorecidos. Pero lo que funciona para la política es falso cuando se aplica a la ciencia. 
Una declaracion científica se encuentra independiente del genero o de su orientación sexual, la religión o la identidad política de la persona que toma la medición.
 Al socavar la afirmación de la objetividad de la ciencia estos postmodernistas han establecido sin saberlo (les doy el beneficio de la duda) los fundamentos filosóficos para el ascenso del autoritarismo. Ya que si no hay evidencia objetiva.¿como se van a resolver las demandas de competencia sobre la verdad como las planteadas por Trump? Sin verdad objetiva los expertos de la guerra pueden continuar por siempre y solo ser resueltas por los que tengan el pene mas grande o el que grite mas alto todo lo cual es contrario a las ideas de la democracia y al mismo periodismo que se supone que informe.
 El grave problema es que los peligros que revela la ciencia son reales y la no regulación promovido en nombre de la economía del mercado es en si misma no compatible con los hechos científicos.
 La explosión de la población unida a la ampliación de la potencia tecnológica tiene un profundo impacto colectivo en un planeta no expansivo.

 Cuando Adam Smith ofrecio por primera vez la idea libertaria del mercado autoregulado “la mano invisible del mercado” el mundo era prácticamente ilimitado y confiar en las fuerzas del mercado para producir mayor bien era razonable, ya que no se pensaba que la contaminación mataria a los mares y lagos y que los recursos no se pueden reponer.
 Esto –el libre mercado- se convierte en un problema cuando el mundo esta limitado, la población ha seguido creciendo, estamos nadando en residuos industriales y la disminución de los recursos, mientras el mundo se calienta cada vez mas cambiando los ecosistemas. Estos son los hechos científicos y frente a ellos la solución es la regulación del libre mercado.
 Es por ello que la ciencia a divido a los de la izquierda que favorecen la moral personal y la responsabilidad colectiva y los de la derecha que favorecen la moral colectiva y la responsabilidad personal a través de la eliminación de las regulaciones.
 La guerra de la industria contra la ciencia no se limita al cambio climático han gastado miles de millones de dólares con el propósito expreso de sembrar dudas en el publico pagando la científicos para que afirmen lo contrario y luego pidiendo un debate sano, cuando realmente no puede existir tal cosa, atacar la integridad de la ciencia convencional y a científicos haciendo hincapié en las consecuencias negativas de abordar el problema alimentar a los periodistas que les simpatice sus opiniones o comprando directamente los medios de comunicación, pero sobre todo llamar al “equilibrio”

 El caso de la industria tabaquera en los 60 es otro ejemplo de ello, montaron una campaña para crear incertidumbres del publico acerca de la evidencia que fumar produce cáncer.
 La industria azucarera le pago a la universidad de Harvard durante décadas para crear incertidumbres acerca del papel del azúcar en las enfermedades cardíacas. La industria química a vilipendiado a Rachel Carson para crear incertidumbres acerca de los problemas ambientales causados por los plaguicidas. Hasta llegar a la liga de fútbol americano que esta creando incertidumbres acerca de la relación entre el trauma en la cabeza y la encefalopatía traumática crónica.
 El mensaje siempre es el mismo. “No podemos estar 100% seguros, por lo tanto no debemos hacer nada, hasta que lo estemos”
 La naturaleza autoritaria de la negación en la ciencia es parte integrante del nuevo nacionalismo autoritario lo cual es una reacción a la globalización provocada por nuestro éxito científico y es la antítesis de la ciencia y el proceso científico. 
Tales autoritarios ponen a la ciencia en la mira y afirman que es una herramienta partidista, pero para que la ciencia sea eficaz los científicos deben ser conservadores y progresistas al mismo tiempo.
 Contra la opinión de muchos científicos que ven su labor apartada de la política, la ciencia si es política, pero no es partidista y es política ya que es antiautoritaria, basa sus conclusiones en la evidencia ya sea confirmar o negar hechos ideológicos, económicos o preciados intereses particulares y eso siempre es política. Considerada de esa manera, la política  no es un simple proceso de izquierda a derecha si no que tiene un componente vertical entre el autoritarismo y el anti autoritarismo.


 Así hay autoritarismo de izquierda  como el de Mao, Putin, o de Hitler Y Pinochet de la derecha pero lo ambos tienen en común es la intolerancia al intercambio abierto que es central para el arte, la ciencia y el progreso humano.
 Esta tensión vertical entre los expertos y los autoritarios ayuda a explicar lo que esta pasando en la política Norteamericana o  en la Union europea.
 Todo esto tiene su causa primordial en la enseñanza en el método científico, esto es la manera de enfrentar los problemas. Y con esa carencia ¿Cómo podemos discutir las consecuencias morales y éticas de la edición de genes? Para solo poner un ejemplo o ¿como se podrán hacer leyes sobre las interfaces entre mente y computador? Cuando aun estamos atrapados en un debate que tiene 40 años sobre el cambio climático.


 No veo soluciones fáciles o de corto alcance cuando las ideas del postmodernismo están tan bien representadas en los medios de comunicación y los centros de enseñanzas y el desprecio a la ciencia tratada como meta historia. Por ahora solo planteo el problema

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal