< diario de la crisis: Cuando era un genio * * .
<
Google
 

miércoles, 22 de agosto de 2012

Cuando era un genio


 Hoy vi en televisión  “animal planet” un programa sobre unas tortugas muy pequeñas que vive en Centroamérica y Colombia.
 Eso me trajo un montón de recuerdos.
 Cuando por primera vez me monte en un avión, para mi era algo mas que mágico,, se la edad que tenia, ya que era la primera vez que salía del país, pero desde antes tenia una fascinación con los aviones; 2años y 4 meses. Me recuerdo que tanto di hasta que llevaron a la cabina del piloto, no recuerdo que le dije, pero luego si se lo que dijo el, ya que mis padres me lo repetían, “ que estaba asombrado que un niño tan pequeño hablara tan  Bien.
 Nunca le di importancia hasta que nació mi hija, ella a la misma edad no podía hablar tan bien, y por más que me preocupara para que aumentara su vocabulario, era difícil.
 Ya en ese momento los juguetes no me duraban nada a lo sumo una semana, tenia que saber como funcionaban, y eso mismo me paso en Panamá tenia 3 años y vivíamos a escasos metros del lago Gatun, en la orilla era muy facil ver esas tortuguitas, habían muchas, las primeras las agarre para tenerla en la casa, las ponía en un plato de café y la veía como nadaba, que no era mucho, y de pronto se me ocurrió que no sabia como funcionaba, veía que movía sus piernas y la cabeza pero
¿Qué la hacia funcionar?
 Tenía que saberlo… bueno, quizás sea el primer niño que comete genocidio contra una población. Ya que me dedique a romperlas para descubrir donde estaban las pilas, las ruedillas etc, hasta tenia una lupa, por si eran muy pequeñas.
 Hasta que mi mama lo supo y me dijo que funcionaba igual que nosotros, con comida.
 En esa misma época me convertí en adicto a la televisión, me dicen que hasta lloraba cuando terminaba un programa.
 Quizás por eso tenía que saber de donde venían las imágenes que veía. Mi papa decía que venían en el aire. De verdad que no le creía, podría ser niño, pero no tonto ¿quien se le ocurre que los caballos y carretas del oeste americano podian viajar por el aire?
 A mi no.
 Me di cuenta que el televisor estaba conectado por un cable a la pared. Me parecía mas lógico que las imágenes vinieran por ese cable, me ponia a verlo, buscaba una interna esperando ver correr a los caballos, pero nada.
 Entonces en un arranque inductivo y de observación grandioso, me di cuenta que el cable se metía por do lengüetas al enchufe. ¿Y si metía algo parecido a eso y yo lo sostenía ¿vería las imágenes?
 Fui a la cocina y busque un cuchillo, y lo meto en el enchufe..TIIIIIIIIIRTIIIII
 Corrientazo. Eso no era bueno ¿Quizás lo metí en el equivocado, voy al otro TIIIIIIIIIIIIIRIIIIIIIIIII otro corrientazo. ¿Qué estaré haciendo mal?
 Claro metía uno solo, los enchufe tiene dos, busque otro cuchillo y metí los dos al mismo tiempo.
 Termine llorando y mi papa después me dio la primera pela (luego vendrían otras) ya que había fundido todas las resistencia.
 Pero eso no me amilano. No era los enchufes, tenia que abrir el televisor y ver lo que tenia adentro.
 Tanto di que lo abrí, era una maraña de tubos y un tubo largo que era la pantalla por detrás, vi que al final del tubo salían unos cables y m puse a seguirlos, de ahí venían las imágenes. Lo desconecte, y luego lo prendí, y efectivamente había comprobado mi hipótesis, no había imagen.
 La conclusión lógica era que habían un montón de personitas metida en todos eso tubos que parecían una ciudad, y si era una ciudad de personas muy pecunias que solo salían cuando se prendía la televisión.
 (Otra pela, esta por desarmar el televisor)
 Con la lectura me paso algo igual, la gente decía que en esas cosas negras eran palabras, las mismas palabras con las que hablaba, pero  escritas.
 Y me decían que hablaban de todo y que ahí esta el todo el conocimiento.
 En pensé a preguntar, y preguntar, y preguntar hasta que comencé a  unir todas esas preguntas y me di cuenta que sabia leer, desde ese momento leía de todo.
 Tenia tres años.
 Pero a mi me pasado como a benjamin Bottom en inteligencia, nací muy inteligente y a medida que envejezco soy cada día mas bruto.
 Voy a ver si algún día cuento como comencé hacer cohetes a los 7 años, y de cómo estuve de volar una cuadra de casas

Etiquetas:

1 comentarios:

Blogger Gustavo Löbig ha dicho...

Demasiado...como dicen los chamos de hoy, este artículo autobiográfico es demasiado. Demasiado ameno, tierno, honesto, auténtico. Demasiado!! Felicitaciones, genio.
Blog LOBIGUS

25 de octubre de 2012, 11:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal