< diario de la crisis: el fanatismo es un camuflaje para la crueldad. * * .
<
Google
 

martes, 31 de marzo de 2009

el fanatismo es un camuflaje para la crueldad.

En 1920 Bertrand Russell fue invitado con otro grupo de intelectuales a Rusia, para que conocieran el “el paraíso del proletariado” evidentemente, todo fue planificado para que ellos se llevaran la mejor opinión y le sirvieran como propagandistas a sus ideas.
Luego de llegar Russell escribió, unas palabras que aun suenan contemporáneas, y más que todo en esta América.

yo no puedo compartir las esperanzas de los bolcheviques mas que las de los
anacoretas egipcios; ambas me parecen trágicas ilusiones falsas, destinadas a
provocar siglos de oscuridad y de violencia inútil en el mundo…. Los principios
del sermón de la montaña son admirables, pero el efecto que produjeron en la
naturaleza humana media fue muy distinto de lo que se pretendía. Los que
siguieron a cristo no aprendieron a amar a sus enemigos, ni a poner la otra
mejilla….. Las esperanzas que inspiro el comunismo son, en lo fundamental, tan
admirables como las que infundieron el sermón de la montaña, pero se sostiene
con igual fanatismo y es probable que hagan el mismo daño. La crueldad acecha en
nuestros instintos, y el fanatismo es un camuflaje para la crueldad.
Los fanáticos raras veces son auténticamente humanitarios, y aquellos
a los que aterra la crueldad no se apresuran a adoptar un credo fanático….. La
guerra ha dejado a toda Europa en un estado de ánimo de desilusión y
desesperación que pide a gritos una nueva religión, como única fuerza capaz de
dar a los hombres la energía necesaria para vivir vigorosamente. El bolchevismo
ha suministrado esta nueva religión”


El escrito es mas largo, pero solo tome algunas frases que me parecieron adecuadas.
Esto es tan actual, se puede aplicar a nuestros países tanto antes, como ahora
, ,, , ,

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal