< diario de la crisis: Mas alla del suicidio * * .
<
Google
 

viernes, 12 de diciembre de 2008

Mas alla del suicidio


Participo en el grupo de los escépticos, ese grupo me gusta ya que la mayoría de quienes participan en el son muy inteligentes, pero sobre informados.
Hace poco Sami propuso un tema para discutir; el suicidio, ya que están pasando una película de cómo una persona se murió por un suicidio asistido en suiza.
Apenas vi el tema se me ocurrió escribir y a toda prisa (como siempre) mande lo que pensaba sobre ello. Aquí esta lo que escribí para el grupo, claro que lo cambie un poco y lo amplíe también otro poco.

Desde los 15 años o algo así, soy un suicida. Comprendo lo que escribió Subero y haciendo abstracción de mi sentimiento, estaría de acuerdo con todo lo que el afirma. Claro que si.

Cuando era niño sufrí muchos accidentes, en algunos de ellos estuve a punto de morir, luego de un trance de ellos mi papa, que nunca me había pegado (aunque si gritado y regañado muy fuerte) me dijo que si quería matarme y si no quería a la vida. Le dije que no, que la vida no me importaba, y si llegaba a su edad aprendería a quererla, pero en ese momento no me importaba dejar de existir. Tenia menos de 10 años, y mi papa me dio tremenda pela.
En realidad no he cambiado mucho, por lo menos mi vida en particular no me interesa mucho.
Desde los 15 años me propuse a suicidarme, no quería llegar a ser adulto, pero siempre se presentaba algo, algo que aprender, algo que quería saber, y fue pasando el tiempo, pero el objetivo no se ha perdido.
Cuando uno lee el mito de Sísifo de Camus nos damos cuenta las razones por las cuales la vida, o por lo menos con la vida con conciencia, es absurda.
No tiene sentido.Nacemos para reproducirnos, cuidar a nuestra prole hasta que tengan edad y oportunidad de procrear y ya esta.
El éxito en la existencia es que nuestros hijos puedan tener hijos con éxito. Eso es valido para todas las especies vivas, y por lo tanto para nosotros.
Mi vida no tiene más valor que la de la cucaracha que aplaste, están en el mismo plano.

El suicidio es el triunfo de la conciencia, ya que nuestra programación básica (como las leyes de los robots de Asimov) nos impele a seguir vivos.Si nos suicidamos, no debido a tonterías, que la chama me dejo, que no tengo trabajo,, o que perdí todo, si no por razones realmente de peso; como que la existencia con la conciencia es absurda, es, para mi el triunfo de la razón sobre la biología, lo que nos impulsa a seguir vivos, a pesar de….

Además descubrí, con horror que soy un cobarde, por eso me suicidio todos los días, en pequeñas cuotas, a plazo, de hecho pago para hacerlo, en un momento de locura deje de fumar.
Pero después de pensarlo me dije que es mejor suicidarse lentamente que hacerlo de un solo zipotazo, aunque nos duela pagar los intereses.

El suicidio es algo personal, tan personal como hacer pipi, todos pueden tener opiniones sobre si es ético o no, pero para la persona que lo comete es lo mas impórtate; definir el momento en el cual su vida se acaba.
Las leyes o el estado no deberia de inmiscuirse en ese tema. El estado ni las leyes pueden estar en contra de algo tan personal y dramatico.
Si alguien elije dejar de vivir, la sociedad no tiene nada que ver con ese hecho, ya que no es un hecho social, es personal. Se tiene necesidad de hacerlo, es como dije antes, las leyes no pueden impedir que alguien haga pipi, puede si, restringir los lugares en donde se haga, pero el hecho en si. No.
Puede ser también por un grave sufrimiento sicológico, lo se, alguien muy cercano a mi cometió suicidio, pero tenia demasiados demonios que lo atormentaban.
En lo que si me parece una estupidez es cometer suicidio por causas sociales, por perder el trabajo, o la fortuna y cosas por el estilo y quienes lo hacen realizan una labor loable, ya que están aplicando la eutanasia al grave problema de la insensatez. No creo que se pierda nada.


La digresión


A veces en lo profundo de la noche, cuando el insomnio se queda de visita pienso en la conciencia y lo que significa.
Todos los animales viven en un determinado nicho. Un león se moriría de hambre en la selva tropical, un gorila no puede vivir en el desierto. Un leon si vive en la estepa siberiana, seguira haciendo lo que hacen los leones, cazar, de la misma manera, cuando un macho llegue a una manada, seguira matando a los hijos que no son de el, no cambiara su manera de ser.
Nosotros somos los únicos que no solo vivimos en todas partes, si no que através de la cultura creamos nuevos nichos para habitar en el y, tener una experiencia diferente, como son las ocupaciones, el trabajo que realizamos, los médicos viven en un nicho diferente al de los ingenieros, y estos viven en un mundo muy diferente al vendedor informal en la calle. Tendrán diferentes comportamientos y en muchos casos tendrán diferentes respuestas a un mismo hecho. Ya que viven en nichos ecológicos diferentes.
Es como si fuésemos muchas especies diferentes.
A veces creo que existe algo mas grande que la conciencia, algo que es creado por todas las conciencia del mundo, que trata de explorar cada experiencia, cada resquicio de la realidad a través de todos nosotros.
La frase de descarte solo habla de mi conciencia, que soy yo el que piensa, no dice nada de los demás, la conciencia es como un cuarto de espejos, que se refleja a si misma infinitamente.

Es como la pregunta que nos hacíamos cuando niños “si yo no fuera yo ¿quien seria?” seria cualquiera de ustedes o seria un chaman en la selva del Congo, o mejor soy un chaman en la selva del Congo, una prostituta en Tailandia, un billonario en Zurich, soy todas las personas que existen y todas ellas son yo mismo.
Ya que alguien realiza la pregunta, y si no soy yo quien la realiza, alguien lo hace. La conciencia es el misterio que nos hace diferente y también que nos une.
Tal vez es eso lo que las religiones han tratado de decirnos, a la pregunta acuciante de lo somos, y que podemos trascender o formar parte de algo mas grande, algo que no podemos definir, pero intuimos que existe.

Bajo esa óptica ya me he suicidado miles o millones de veces por motivos banales, es una experiencia, que esa superconciencia necesita explorar.
A veces pienso en ello, y que algunos sueños, cuando soñamos que somos otros, sea apenas una pista de lo que realmente somos; que somos todos, ya que si yo no fuese yo ¿Quién seria?¿Un violador? ¿Un matón de la mafia? O solo un simple suicida que no quiere seguir viviendo sin Julieta.

La foto es de sarah javin-fischer


, ,, ,
, ,
, ,

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios:

Blogger Alvaro ha dicho...

La hipótesis de Gaia o la pereza de vivir, de que hablas?
ciencia, Dios y buscas explicación y no la hay, vemos niveles no vemos horizontes nos imaginamos un caos y finalmente tiene un comportamiento determinístico donde no hay casualidad y finalmente no hay deseo de vivir pues la vida no vale.

Mejor como decia aquel filosofo criollo con el lodo al cuello aquel que lleva la carga del trabajo duro y que con fe de carbonero sigue trabajando ese campesino casi miserable que te dice "estoy jodido pero contento" y para expresarlo mejor termina diciendo "Maluco también es bueno"

14 de diciembre de 2008, 11:24  
Blogger MANUEL ANGEL ARRIAS ha dicho...

Le ha sido otorgado un premio el cual puede conocer en mi blog:

http://delibreopinionpolitica.blogspot.com/2008/12/blog-dorado.html

Saludos.

14 de diciembre de 2008, 16:49  
Blogger Fran ha dicho...

Como dijo Emile Cioran. ¿Soy demasiado consciente de la realidad, y los demás viven en un sueño de idiotas del que no quieren despertar (cosa que no les reprocho), o soy yo el estúpido que cree ver demasiado, sin ver nada?.
Sea cual sea la respuesta, puedo decir que nunca he pedido estar aquí y aún estando aquí, sólo pienso en cómo salir, sin hacer ruido, sin que se note mi ausencia, como si nunca hubiera estado. Y de esa manera, sentir la ilusión de no haber existido nunca.
Lamentablemente enn esas divagaciones, entre lo que se debe y lo que queremos, transcurre nuestra vida y cuando apenas decidimos comenzar a aprovecharla, porque hemos aprendido sus resquicios, resulta que somos ancianos.
Yo tuve conciencia de mi rol en el planeta en el momento en que nació mi primer hijo. Tenía 18 años, antes de eso no me importaba morir, incluso en dos oportunidades tuve incontrolables deseos de morir. Solo me detenía alguna tontería, un viaje, una pregunta en el aire, algún chico que me gustaba, una excursión al Avila, o un viaje a Madrid.
Gracias por tu visita, es reconfortante encontrarse con los amigos, aunque sea en un post viejo.

14 de diciembre de 2008, 21:20  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal