< diario de la crisis: Superfreakonomics * * .
<
Google
 

jueves, 27 de mayo de 2010

Superfreakonomics




La semana pasada estaba hablando con “un amigo de perros” ya que todos los que tenemos perros formamos una especie de cofradía con lenguaje propio nos reconocemos con una sonrisa de complicidad. No recuerdo de que estaba hablando y de pronto me interrumpe; “tu hablas igual que en Superfreakonomics” cuando quise indagar que era eso el comenzó a hablarme sobre el libro con ese nombre. No tuve mas remedio que secuestrarlo para que me diera el libro. Pero me dio solo dos días para leerlo.
 Es uno de los mejores libros que he leído en años, es lo que dice, la manera de decirlo, pero sobre todo la explosión de nuevos enfoques e ideas que produce en el lector. En muchos momentos provoca quedarse pensando en las implicaciones de esas ideas, pero no tuve el tiempo.
Hasta ese momento la economía me parecía aburrida, un poco sin sentido, pero sobre todo algo que podía prescindir in muchos problemas. Superfreakonomics no habla de la inflación, la bolsa o los tipos de interés, habla sobre traficantes de drogas, prostitutas y luchadores de sumo fracasados. Y hace unas preguntas realmente provocadoras. “si los traficantes de drogas tienen tanto dinero, ¿por cual razón viven con sus madres? Nos habla de cómo el aborto ha bajado la criminalidad en USA, por cual razón una piscina es mas peligrosa que un arma, ¿deben los terroristas suicidas comprar un seguro de vida? Por cual razon es mas seguro irse borracho en un carro a la casa que caminando.
 El libro es provocador y esclarecedor, cuando uno lo lee se nos aparecen mil preguntas mas. Y ese es la mayor critica al libro ya que es muy suscito, me imagino debido a que trata de  explorar temas muy complejos y el libro es muy corto y por eso nos deja un amargo en la boca de querer saber mas. A pesar de responder muchas preguntas deja mas en el aire, de nuevo lo digo, quizás por falta de especio y la diversidad de los temas tratados.
 El libro nos muestra infinidad de datos, muchos ejemplos y estudios en paralelo, pero apenas indagamos un poco mas nos damos cuenta que existen muchas controversias en relación a esos estudios, algunos errores de planteamiento, matices no aclaradas y si me pongo en papel muy critico, muchas de esas afirmaciones son discutibles.
 Pero ese no es el objetivo del libro, es más bien crear una explosión en la mente del lector y eso lo logra de manera magistral.
 Lo mas impórtate del libro es que potencia nuestra propia creatividad.
 Los autores del libro se basaron mucho en las teorías del ganador del premio novel Gary Becker quien fue uno de los primeros en dar un enfoque económico a  fenómenos que no vemos como economía.
 Básicamente el hombre se guía en la vida através de incentivos, en el libro ponen el caso de una estudiante lesbiana que  no le importaría ser prostituta de hombres si la paga es atractiva y, que todas nuestras decisiones están basadas en el dinero, la base de nuestra economía.
 Tanbien se basaron en los trabajos de los premios novel : James Mirrlees y William Vickrey sobre incentivos bajo información asimétrica. Podría hacer una lista de todas las influencias económica que tuvieron, eso no es lo impórtate, lo importante es que lo pusieron en un lenguaje que todos entendemos.
 Uno de los capítulos que mas me llamo la atención fue un experimento realizado que demuestra que los mismos resortes que nos mueven a nosotros también lo tienen los monos, en específico los capuchinos, quienes tienen una similitud con los Broker y banqueros increíbles.
Keith Chen quiso enseñarle a los capuchinos a utilizar el dinero, lo cual parece difícil a una especie que solo le interesa la comida y el sexo.

 Y para eso se instalo en laboratorio de la psicóloga Laurie Santos, en el Hospital de Yale-New Heaven,  le dieron un disco plateado con un agujero en el centro de una pulgada de diámetro.
 Para enseñarles el valor cada vez que le daban una moneda, le enseñaban una golosina, cuando la devolvía, le daban la golosina, luego de un tiempo los monos se dieron cuenta que las monedas servían para obtener golosinas
“Resultó que los monos individuales tenían fuertes preferencias por diferentes golosinas. A un capuchino le daban doce monedas en una bandeja (su presupuesto limitado) y después un investigador le ofrecía, por ejemplo, cubitos de Jell-O y otro le ofrecía rodajas de manzana. El mono entregaba sus monedas al investigador que le presentara su comida favorita, y el investigador le daba la mercancía.
 Luego Chen  introduciendo cambios de precios y cambios de ingresos en la economía de los capuchinos. Por ejemplo, si con una moneda podían comprar tres cubitos Jell-O, entonces sólo empezaron a darles 2 cubitos. ¿Cuál fue la reacción de los capuchinos a este encarecimiento de los alimentos?Pues pasó lo que pasa en cualquier economía humana: los monos compraban menos y ahorran más. Pero si el precio bajaba,entonces volvían a comprar más. Pero Chen quiso ir más allá y comprobar si, estadísticamente, los monos se comportaban igual que la mayoría de los inversores en Bolsa, conduciéndose por intuiciones o comportamientos irracionales equiparables.
 Para seguir introduciendo el capitalismo en el mundo de los monos introdujeron un juego, tiraban una moneda y si caia con una cara, le daban una uva mas de la que le habia enseñado, y si no solo le daban la uva que le habían enseñado.
 La reacción de los monos fue demasiado humana. “En cuanto los monos se dieron cuenta de que el investigador de las dos uvas se quedaba a veces la segunda uva, y que el investigador de una sola uva a veces añadía otra, los monos prefirieron claramente al investigador de una sola uva. A un mono racional no le hubiera importado, pero estos monos irracionales padecían lo que los psicólogos llaman “aversión a la pérdida”. Se comportaban como si el sufrimiento de perder una uva fuera mayor que el placer de ganar una.
 Exactamente como los de Wall Street, hasta se podría cambiar todos esos Brokers por capuchinos y nadie notaria la diferencia,
 El experimento tuvo que ser suspendido, por varias razones, aducieron que se le había cambiado la cultura a esos capuchinos, ya que entendieron demasiado bien lo que significaba el sistema capitalista, algunos llegaron a robar monedas y en otro caso, cuando un mono luego de recibir su “salario” fue en busca de otra mona, le entrego dos monedas y tuvo sexo con ella, luego la mona, con esas monedas se fue a comprar unas golosinas.
Entre los monos capuchinos el sexo entre ellos es lago natural y sin necesidad de intercambio monetario, algunas veces sirve para demostrar la sumisión de uno sobre el que considera mas fuerte, peo jamas algo como eso.
 Las consecuencias y las implicaciones de ese sencillo experimento son aterradoras, y fue una lastima que no terminara, aunque podemos imaginarnos la razón-la verdadera- para suprimirlo.
 Actualmente estoy moviendo todas mis influencias para conseguirlo y también el primer libro, ya que mi cupo de CAVIDI hace tiempo expiro, no muy cristianamente
 Este es uno de las anécdotas que se pueden encontrar leyendo el libro. El cuál recomiendo fuertemente. Después de leerlo puedo mandar al demonio la sicologia, la sociología, la etologia. Es la economía donde mejor podemos comprendernos.
 Me convirtió en un freak economista. Nada puede ser igual después de leerlo. Luego de leerlo y comentarlo con las personas uno puede pasar por intelectual, ya varios me han confundido con uno. Creo que ese es un efecto colateral, por el cual uno debe leer este libro, podemos meter la coba que somos intelectuales sin serlo.
 


Etiquetas: , ,

1 comentarios:

Blogger Lobo7922 ha dicho...

Pues no está ni caro, 16 y pico de dolares y la edición del Kindle, 12 dolare y pico, pero primero voy a ver si consigo donde descargarlo ;)

5 de junio de 2010, 16:35  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal